Sección 2 en la Cadena SER: el estrés en las entrevistas de trabajo

El pasado martes 29 de noviembre, dediqué la segunda entrega de mi colaboración en el programa Hoy por Hoy Las Palmas, de la Cadena SER, a la primera de las dificultades a las que se enfrenta una persona en situación de desempleo: el estrés que se apodera de ellas durante una entrevista de trabajo. Es cierto que cada vez vivimos más y gozamos de una esperanza de vida mayor, pero también vivimos más deprisa y con un estrés continuo que hace que tengamos que adaptarnos constantemente allá donde vayamos. Y es muy probable que en esa situación de estrés, nuestros pensamientos se nos vayan de las manos y empecemos a pensar descontroladamente en la gran cantidad de tareas que tenemos por hacer después de la entrevista. Que si la comida, ir a buscar a los niños al colegio, hacer la compra… Un estado emocional que, aunque no lo creas, se evidencia ante el entrevistador o entrevistadora, quien percibe esa rabia o tristeza que inconscientemente irradia nuestro comportamiento.

Por eso, el primer paso para afrontar la búsqueda de trabajo debe ser restablecer la calma y la atención plena o mindfulness. Se trata de entrenar la atención como si fuera un músculo más de nuestro cuerpo, para llegar a controlar esa matraquilla o mono loco que nos repite una y otra vez el listado de cosas pendientes que nos crean interferencias, y focalizar dónde quiero estar en cada momento. En este caso, presente con toda nuestra energía y fuerzas ante la persona que nos realiza la entrevista de trabajo.

Un entrenamiento muy sencillo, a través de la respiración, nos permitirá alcanzar ese autocontrol y la habilidad para recuperar nuestra atención, superar las situaciones estresantes y calmar el ruido mental y emocional que puede interferir en la entrevista. Y es que el ritmo de vida que llevamos y estrés a veces alcanza tal nivel, que durante el día no somos ni conscientes de que respiramos. De esta forma, mediante la llamada respiración de aterrizaje, logramos que cuando nuestra atención se vaya con el mono loco, la recuperemos haciéndola aterrizar en algo que llevamos siempre incorporado: la respiración.

Se trata de respirar normalmente, pero atentos a la inhalación y exhalación del aire, al ritmo que cada uno pueda. Inhalando suavemente por la nariz, sintiendo cómo se adentra el aire por las fosas nasales y cómo va bajando por la garganta, sintiendo el diafragma y la barriga hincharse para después exhalarlo y sentir cómo sale nuevamente más cálido. Así la respiración actúa como anclaje de nuestra atención que pasa desapercibido para nuestro interlocutor y nos permite enganchar con nuestras sensaciones y memoria, para tener una entrevista sana.

Es importante entrenar el «músculo» de la atención en casa con la respiración y con cuanta más frecuencia practiquemos, más fácil nos resultará controlarla. Además, este ejercicio es 2 por 1, pues nos hace relajarnos y ayuda a que afrontemos las entrevistas de trabajo con más calma. Eso sí, conviene que tengas en cuenta 5 requisitos básicos:

  • Practica en un lugar agradable, en el que te sientas a gusto.
  • Busca el momento adecuado, sin distracciones en casa.
  • Hazlo en una postura cómoda, que no te cause sufrimiento.
  • Usa la alarma de un reloj que te indique el tiempo que llevas practicando y así no estés interrumpiendo el ejercicio prestando atención al tiempo que llevas.
  • Rodéate de cachivaches que te transmitan buenas sensaciones y buen rollo como inciensos, velas o aromas que te ayuden a conseguir un estado de tranquilidad.

 

ESCUCHAR LA SECCIÓN 2 EN EL PROGRAMA HOY POR HOY LAS PALMAS 

 

 

Deja una respuesta