¡Cuidado! El consumo de milagros se dispara en España

Reconozco que el título no es idea original mía, en realidad es de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) y concretamente del autor de este artículo sobre motivación y demás que acabo de leer, el cual me ha dado la oportunidad para hacer un paralelismo entre el consumo de drogas (legales) y la formación continua o formación para el cambio personal.

¿Tu motivación depende de un milagro?

Siguiendo con el paralelismo, podemos decir que el consumo de libros de autoayuda (aquellos que nos compramos una vez acabada la universidad o cuando uno ve que su vida está algo a la deriva) y los cursos de formación milagrosos ha aumentado en España.

Continúo leyendo el artículo (vuelvo a la pestaña de la OCU): Los españoles abusamos de los “milagros”, su consumo no para de crecer.

Como con los fármacos, con los milagros pasa algo parecido, todos (los milagros) en su finalidad son muy similares: cambiar tu vida. Hoy en día, los más populares son aquellos que producen el milagro en el menor tiempo y, si es posible, que no te hagan volver a la tarde siguiente al aula a esperar a que se obre finalmente el milagro. Así que, cuantas menos horitas, mejor.

[bctt tweet=»¡Cuidado! El consumo de milagros se dispara en España. | #motivación»]

Los milagros crean dependencia

También dice el artículo que (los milagros) no deben tomarse a la ligera, ya que crean dependencia con rapidez. Seguro que ahora mismo podemos pensar en esa persona que desde que llega a la isla de Gran Canaria un nuevo mesías del crecepelo, allí está apuntándose a la jornada informativa que se afana en decirte que ‘¡es gratis, vamos!’. Añade el artículo  de la OCU que, si los dejamos pronto (los milagros), surgen síntomas de abstinencia, así que ten paciencia con tu amigo, su desesperación le ha hecho engancharse. Pero eso no es todo, el artículo también informa acerca de que crean tolerancia ¡y claro! después de tanto abuso de milagros, uno hasta puede llegar a verse un día caminando sobre brasas en Artenara (aquí pueden ver el video) buscando el milagro que aún se resiste. ¿Qué será en lo siguiente en que me tenga que apuntarme si no se obra el milagro y mi vida sigue igual al día siguiente? Vete pensándolo.

Un poco de Historia y Filosofía

Pues bien, llegado este momento y siguiendo con el tema del post, quiero introducir algo de Historia, sí, esa hermana de la Filosofía, habiendo sido ambas enviadas al ostracismo por el Sistema Educativo Español actual, para desgracia de la Sociedad en la que hemos querido convertirnos.  Así que voy a comentarles que el mes pasado estuve en las jornadas “Jueves Culturales” del Ayuntamiento de Agaete y, en concreto, en la conferencia que ofreció la Doctora y Profesora de Historia de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la Sra. María Rosa Sierra Del Molino, sobre “Las religiones mistéricas orientales”. Reconozco, y aquellos que me conocen lo pueden corroborar, que fui pensando en que iban a versar sobre religiones/filosofía oriental, mi pasión y campo de investigación actual, pero en lugar de eso, empecé a escuchar acerca de los ritos de iniciación y adoración a diosas como Isis, Cibeles o los misterios de Mitra. Tal y como comenté en Facebook, para mi grata sorpresa: fue increíble. Me llamó mucho la atención, como ya en aquella época las personas que querían iniciarse en la religión tenían que pasar por cierto proceso.  Por favor, sigan leyendo para que vean lo que sucedió en el vídeo anterior.

Según la Historia Antigua, aquellos que querían llegar a ser sacerdotes o sacerdotisas, tenían que pagar grandes cantidades de dinero para permanecer en una especie de estancia anexa al tempo de la divinidad, y dar comienzo su rito de iniciación. Por lo tanto se deduce que sólo los ricos o aquellos que estaban dispuestos a hacer un sacrificio económico podían alcanzar el conocimiento del misterio, o por seguir con el tema del post “el milagro”. El sacrificio no sólo era económico, allí dentro debían continuar con el proceso, por ejemplo el de ayunar o no comer durante bastante tiempo, con lo cual imagínense cómo pueden acabar por la noche de debilitados (sigan atando cabos con el vídeo). Además de “muertos de hambre”, los ya sacerdotes se encargaban de aleccionar invasivamente las mentes de los que iban a ser iniciados en el misterio (sigan atando). Tal excitación sin duda llevaba al organismo a crear una sobreproducción de “oxitocina” (neurotransmisor del buen rollito) y “endorfinas” (neurotransmisor de la motivación).  Incluso según la Dra. Sierra Del Molino en aquellos ritos de la antigüedad para alterar aún más el estado de conciencia y biología del organismo, investigaciones fehacientes confirman el uso de hongos alucinógenos y opio, entre otras sustancias. Por lo tanto ¿quién en una situación de ese tipo no es capaz de ver a la diosa Isis o Cibeles? Supongo que ya habrán atados cabos y cerrado el nudo.

Los milagros no existen

Esto es tan sólo una posible explicación a lo que sucede en las que yo llamo “conferencias globo” y que quede claro que excluyo de pleno cualquier insinuación referente al consumo de sustancias ilegales externas al organismo en estas conferencias a las que me refiero.  La cafeína, el glutamato monosódico, colorantes, conservantes, alcohol, nicotina, y demás sustancias que consumimos a diario aún no están ilegalizadas, pero eso sí, puede que afecten de algún modo a nuestro organismo y en concreto a nuestro Sistema Nervioso Central. Por lo tanto, salimos de esas “conferencias globo” con la seguridad de que ¡hemos llegado a ver a la mismísima diosa Cibeles! A los tres días, el globo que compraste a tu hijo en la feria aparece deshinchado  y por el suelo, en un rincón de su cuarto.

Por si no lo pillan, ese globo es tu motivación, eres tú. Después de tres días, has vuelto a la rutina, ya has comido, ya nadie te bombardea la cabeza, y habrás expulsado hasta la última gota de todas esas sustancias que tu organismo segregó durante el rito (oxitocina, endorfinas,  dopamina, cortisol, adrenalina y noradrenalina, etc.).

Pues bien, leído todo esto puede que ahora tengas otra opinión más de por qué a la humanidad no le ha ido muy bien creyendo en milagros y hayamos acabado consumiendo cada vez más ansiolíticos.

Y quiero finalizar con una frase que me dijo hace poco mi maestro y amigo, el Filósofo José Antonio Baeza Betancort:

Raúl, los milagros no existen, lo que existe es el misterio”.

Y yo creo que no hay mayor misterio para el ser humano que haberse encontrado por sí mismo. Empieza el mito.

Y tú, ¿qué opinas de estos milagros?

¡Ah! Les espero también en mi página de Facebook. Pincha aquí y ven a compartir tus inquietudes conmigo.

Una respuesta a “¡Cuidado! El consumo de milagros se dispara en España”

  1. Dunia Rodríguez Santiago dice:

    Cambiar se puede, sí, pero ni es fácil y ni mucho menos milagros. Ese trabajo personal hacia el cambio requiere de paciencia y motivación, que irá variando a lo largo del camino. Y una vez ya estás en el camino, seguimos aprendiendo y cambiando, porque nada es inmovil. Como dice esa gran canción de Mercedes sosa, «Todo cambia».

Deja una respuesta