La Ignorancia aviva la Violencia y el Desempleo

Se avecinan momentos muy dramáticos. No sólo por lo que ya estamos viendo en la economía canaria, sino también por aquello de lo que aún sólo percibimos ciertos destellos: el índice de criminalidad  y el nivel de violencia de los delitos.  

El paro sigue aumentando en Canarias: en octubre 8.207 personas más. Ya son un total de 262.487 personas registradas en los servicios de empleo en Canarias. A los que hay que anexar 84.049 personas en ERTE, y a ésta la de los nuevos ERTES octubre (RDL30/2020), y finalmente sumar 831.850 personas desanimadas (según descripción del INE para la población inactiva) que ni se plantea ya buscar trabajo.

1.000.000 de personas sin trabajo en toda Canarias

Con unas expectativas de un 30% de paro a finales de año en Canarias, según el último Informe de Coyuntura Económica de la CEOE, y la actual ola de ERTES y avalancha de despidos a partir de diciembre: según los Colegios de Graduados Sociales de Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife, todo lo anterior tendrá consecuencias aún más nefastas para la economía, la seguridad y salud de las personas.

La crisis de la Covid-19 podría dejar cicatrices más profundas y de larda duración.

Comisión Europea

Los niveles de miedo y ansiedad que se están generando en la ciudadanía por una incertidumbre ante el futuro, la ira desencadenada por la falta de respuesta y por el rompimiento o falta de los proyectos de vida, y la tristeza profunda del resto de personas ante la pérdida de todo lo anterior, nunca fueron buenas compañías para el razonamiento ante la toma de decisiones a favor de una sociedad mejor. 

“Lamento que las políticas activas de empleo no hayan sido eficaces en los últimos 35 años»

 (Yolanda Díaz – Ministra de Trabajo y Economía Social del Gobierno de España)

Y si la Sra. Díaz tuviese también la oportunidad de preguntar a la mayoría de personas que eran llamadas para recibir alguna acción en materia de promoción del empleo: se sorprendería de la respuesta casi unánime que obtendría, por la frustración, el sufrimiento y el daño que han originado a lo largo de los años.

La enfermedad se está agravando y este país aún sigue sin encontrar trabajo y tampoco la medicina que alivie el sufrimiento del desempleo.

No habrá recuperación económica y social a través de personas cuya Salud Psicosocial, Mental, Moral se encuentren agotadas y deterioradas. No sólo después de los meses de confinamiento que han pasado, sino también después de estos largos años de “nueva normalidad socioeconómica” por los que divagarán intentando buscar empresas en las que trabajar (por ahora 4.000 empresas menos en Canarias en el último año), y esperando a ser llamados por un servicio de empleo: cuando ese momento llegue la persona que era ya se habrá borrado y ninguna empresa la querrá.

Cada vez más trabajadores y trabajadoras están sustituyendo el acudir al Mercado de Trabajo, por los Servicios Sociales y los Servicios de Empleo.

No hay que ser muy inteligente para percibir que los niveles de estrés, malestar psicológico, ansiedad y depresión seguirán aumentando.  Para lo que sí se requiere otro nivel de inteligencia, es para ser consciente del impacto socioeconómico que tiene la pérdida de salud mental de las personas que sufren por el desempleo, se encuentran en ERTE o incluso trabajando.

Parece que tenemos claro que el ser humano trabaja para conseguir un salario y sobrevivir en esta sociedad. De hecho, la mayoría de las políticas activas y pasivas de empleo se basan en este principio. Pero no suele estar entre sus principios rectores,  el que también a través del trabajo el ser humano calma su mente organizando el tiempo, disfruta y crece con las relaciones, se propone objetivos que impulsan su vida y la de su familia, e incluso aporta identidad personal y estatus social. Y por último si de algo se han olvidado por completo las personas responsables en materia de empleo, es que la vida tiene sentido más allá del trabajo: y quizá podría ser “allá” donde también habría que ir a buscar soluciones posibles. 

Por lo tanto, si necesitan un baño de agua caliente, no deben dejar abierto el grifo de agua fría. Así como también deberían pensar en que cuanto más tarden en abrir el grifo de agua caliente, más tarde lograrán bañarse. 

DIÁLOGOS PARA EL EMPLEO

No todo está perdido: gracias al Ayuntamiento de los Realejos hemos puesto en marcha los Diálogos para el Empleo, los cuales después de 7 años de investigación y puesta en práctica, representan una solución creativa, cooperativa y adaptable a todas las personas que sufren por una situación de desempleo.

Un espacio para pensar a través del diálogo, desde el que tomar perspectiva del pasado, presente y futuro de la vida, y salir más fuertes para contribuir en la reactivación personal, social y económica de las Islas Canarias. 

La Historia nos ha demostrado una y otra vez que son las Personas (con salud mental, física, social y moral), quienes sacan una vida, una economía y un país adelante.

He aprendido a valorar mi estado de salud y manejar los estados de ansiedad. Además explorar mi historia y redescubrir competencias profesionales y personales ha elevado mi autoconfianza: y lo mejor de todo es que aún habiendo encontrado trabajo ¡sigo en proceso de cambio!

alumnado de diálogos para el empleo de los realejos

Deja una respuesta